October 05, 2018 05:56 PM

El actor español Javier Bardem deja el pudor y la vanidad de lado en la nueva cinta Loving Pablo, para interpretar al narcotraficante más sangriento de la historia Pablo Escobar, y mostrar su lado no tan sexy y además violento ante las cámaras. ¿En qué se parece a Escobar? El padre de dos pequeños lo cuenta todo, además habla del reto que fue trabajar junto a su mujer, la actriz Penélope Cruz, no sin señalar la responsabilidad de la sociedad ante el ahora glamoroso mundo del narcotráfico.

¿Cuán difícil fue hacer tu versión de Pablo Escobar?

“Lo que queríamos era hacer la visión menos glamorosa y menos icónica de este personaje que es un personaje nefasto, pero también intentábamos aproximarnos a un lugar interno de él donde podamos entenderle. Entenderle no para justificarle ni para excusarle, pero si entenderle para entendernos, que un personaje de estos se crea a través de nosotros. Somos responsables directos e indirectos, a través de apoyar gobiernos corruptos que generan personajes como este y le dan alas, o consumiendo y sabiendo que hay un señor que está haciendo muchísimo dinero basado en el dolor de tanta gente.

Eso yo no lo había visto en otros [proyectos sobre Esocbar], había visto algo más peligroso, que es el ícono o incluso el glamour de eso y eso no es una buena apreciación”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

¿Qué aprendiste de Escobar a través de tu interpretación?

“Si tengo que escoger algo, diría que la idea de la avaricia con la necesidad absurda de un respeto basado en una inseguridad enorme, pueden crear un monstruo imparable hasta el punto que pueda poner a un país de rodillas para conseguir ese respeto que nunca lo tuvo por supuesto”.

A pesar de lo que hacía, ¿llegaste a comprenderlo?

“[Como actor] uno tiene que entender y casarse con ideas que son desde tu ética y tu moral impensables y tan distantes que uno, pero como actor tienes que entrar ahí, entenderlas y hacerlas tuyas. Una de las grandezas de interpretar es que todos tenemos de todo. Solamente los santos, quizá un Ghandi, también Ghandi hablaba de que la violencia era importante reconocerla y aguantarla, eso significa que Ghandi también tenía una violencia interior, lo que pasa que tuvo la gran capacidad de drenarla, pero todos somos todo y el actor está obligado a meter mano en eso y sacar aspectos de uno que a lo mejor no está casado con ellos”.

¿Qué aspecto tienes tu de Pablo?

“Una cosa que me producía, que me daba una dirección [es] lo animal [que era], [como] el hipopótamo en este caso. Es un animal agresivo pero también lento, imparable del objetivo. Yo también soy alguien muy obcecado pero intento hacerlo hacia el lugar del bien, el lo hacía hacia el lugar del mal. La cosa de la obcecación, de que nada ni nadie puede pararte o decirte lo que tienes que hacer. A veces yo puedo entrar en eso y desde ahí lo hacía más grande y entraba en algo más loco”.

¿Cómo fue trabajar con tu esposa Penélope Cruz en esta cinta?

“Teníamos primero la cosa, el susto de cómo iba a ser esto de trabajar juntos, con una familia, pero luego para nuestra sorpresa fue fácil, placentero, bonito, retador, porque es una gran actriz y se trabajaba muy fácil. Y también nos obligaba a hacer algo que es importantísimo sea tu pareja o no, que es dividir realidad y ficción. Reconocer que uno se pone en eso [un personaje] pero se pone al servicio de una ficción, uno no es eso. Uno es lo que es mejor o peor, pero no es lo que está interpretando. Uno pone lo de uno para interpretar, pero no es eso. Cuando estás en una relación tan directa, lo hace más claro todavía y bastante más saludable”.

Carlos Alvarez/Getty Images

Escobar tenía su lado paternal muy arraigado, ¿se parece en eso a ti?

“No realmente. Dicen que era un gran padre y quería mucho a sus hijos, pero yo creo que un gran padre no puede dejar esta herencia de dolor y de muerte como la que dejó él. Ahí están sus hijos ahora uno de ellos habla e intenta poder remendar lo que él [su padre] hizo, todo el dolor que él creó. Un padre que ama a sus hijos no puede hacer eso. Tenía una idea de manejar, de controlar, de que la familia le perteneciese. Yo no soy quien diga lo que era el señor Escobar porque yo soy un actor que intenté entenderlo. Por lo cual esa similitud conmigo no funcionaba porque no es un tipo de padre que yo quisiera ser”.

¿Cómo fue verte con esa barriga de fuera?

“La panza a veces es mía y a veces no es mía porque desde que conseguí el peso pasó un tiempo”.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST