February 15, 2019 11:43 AM

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

Los viajes, y una rutina desorganizada hicieron que Raúl de Molina aumentara de peso, fue por esa razón que el conductor de El gordo y la flaca (Univision) decidió recluirse en una clínica para rebajar esas libras de más. “Vivo en Pritikin Longevity Center & Spa y lo estamos haciendo como un reality show para el programa de El gordo… y [vemos]  cuántas libras estoy perdiendo. En las primeras tres semanas he perdido 24 libras”, cuenta el otrora fotógrafo, quien pasó el día de San Valentín junto a su esposa Millie en este lugar. “Hay gente del mundo entero, de Australia, Sudáfrica, India, es gente que viene a perder de peso. Este lugar lleva como 30 años”.

 

¿La rutina de Raúl? Prepáranse para leer lo siguiente: “Mi día empieza a las seis de la mañana desayuno a las 6:30, desayuno un omelette de claras de huevo que no le ponen ninguna grasa, o [como] una avena. De 7:30 a 8:30 me voy a hacer ejercicio de una manera intensa en el gimnasio, [hago] cardio, ahí termino, voy a un ejercicio de pesas por otros 45 minutos. Ahí paro por 15 minutos, me pongo la trusa y me voy a clase de natación”, narra de Molina. “Después me preparo y almuerzo 12:30 y me voy al trabajo, termino a las 5:00 de la tarde, vengo para acá, me cambio y después hago entre 20 y 25minutos en la caminadora”.

RELACIONADOS: Raúl De Molina critica a Adamari López 

De hecho, esta rutina que suena una agonía, para Molina ha sido sanadora y reconfortante. “Aquí es como un hotel es un Spa y tengo un cuarto grande que tiene un comedor”, cuenta.  “Lo más increíble es como  te sientes. En mi casa yo nunca duermo bien, al cambiar mi forma de no comer de noche, de hacer ejercicio. Duermo aquí como un bebé y estoy como nuevo. Nunca he dormido mejor en mi vida”.

 

 

Tal Vez Te Guste

EDIT POST