By Redacción People en Español
April 01, 2019 05:29 PM

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La permanente sensación de que el mundo tal como lo conocemos está a punto de acabarse puede acentuarse en los próximos días si el presidente Donald Trump cumple su nueva amenaza de cerrar la frontera con México y los estadounidenses se quedan sin su fruta de moda: el aguacate.

No es una broma de April Fool’s Day, aunque lo parece. El terror entre los numerosos amantes del aguacate lo ha desatado Steve Barnard, el presidente y ejecutivo principal de Mission Produce, el mayor distribuidor y cultivador de aguacates del mundo, tras declarar a la agencia Reuters que si se cerraba la frontera, las existencias de la fruta verde se agotarían en tres semanas.

“No podían haber elegido una peor época del año [para cerrar la frontera] porque México proporciona prácticamente el 100% de los aguacates en Estados Unidos ahora mismo”, dijo a la agencia de noticias británica. “[La cosecha de] California acaba de empezar y es una cosecha muy pequeña, pero ahora mismo no cuenta y no lo serán por un mes, más o menos”.

La advertencia del directivo de la empresa agroindustrial no es para tenerla en broma, si se tiene en cuenta que la casi la mitad de los vegetales y el 40% de las frutas que importa Estados Unidos se cultivan en México, según el departamento de Agricultura de Estados Unidos.

El presidente Trump amenazó el pasado viernes con la “muy probable posibilidad” de que esta semana decrete el cierre de la frontera sur del país si las autoridades mexicanas no aumentan sus esfuerzos por detener el flujo de inmigrantes que tratan de ingresar a Estados Unidos, luego de que una nueva caravana partiera la semana pasada de Centroamérica.

Getty Images

Como recuerda Reuters, el cierre de la frontera implicaría detener el seco el comercio entre los dos países, que solo en importación de alimentos asciende a $137.000 millones.

El creciente apetito del mercado estadounidense por el aguacate –solo hay que ver la proliferación de las tostadas con aguacate en los menús de restaurantes y cafeterías– ha disparado la importación de la fruta, particularmente de México. ¿Quién no recuerda los anuncios de los “Avocados from México”?

La pasión por el aguacate que se ha desatado en los últimos años en Estados Unidos ha generado que cada vez se dependa más de productores mexicanos para satisfacer la demanda, ya que la producción actual en California o la Florida es insuficiente. Si en 1994 se consumía poco más de una libra de aguacate por persona, ahora la cifra ha ascendido a 7 libras. Se calcula que en la temporada alta parta el consumo del aguacate, el Super Bowl, los estadounidenses devoraron 135 millones de aguacates, según el The New York Times.

En la actualidad, el 90% de los aguacates importados son “Grown in Mexico”, donde este cultivo se ha convertido en un lucrativo negocio en estados como Michoacán, desde donde se exportan anualmente casi 2,000 millones de libras de aguacates al vecino del norte.

La revise Forbes trató de evitar que cundiera el pánico señalando que todavía California produce la mita de los aguacates que se consumen, aunque la ola de calor que sufrió el estado el año pasado ha hecho que se reduzcan la cantidad esperada.

Ya hay quien se pregunta si el aguacate logrará lo que no consiguió el informe del fiscal especial Robert Muller sobre el Russiagate.

Advertisement